El peinado de los 500 millones de dólares. Homenaje a Laurence Graff.

The-re-creation-of-Hair-Jewel-comparison

Como comerciante de diamantes pionero, Laurence Graff supo desde muy pronto lo que significa tomar riesgos y seguir la agenda hasta el final. Sus dotes de gestor y emprendedor y su determinación convirtieron a la casa Graff en la clásica e internacional marca de joyería que es hoy en día. Una firma soportada por la sólida base del conocimiento, de la erudición, y sobre todo, sustentada por una inmensa pasión por los diamantes.

Graff fundó la compañía en 1960, en una época en la cual el negocio de la joyería era todavía muy tradicional y dominado por el conservadurismo. Dos años después abrió en Londres sus primeras tiendas para el público en general. Desde ese momento Graff comenzó a trabajar en ideas cada vez más audaces, elaborando piezas más excitantes y originales. Por ese motivo era visto por el gremio como una especie de disidente.

Laurence Graff viajando por todo el mundoAlrededor de 1967, ansioso por despuntar en la industria y por dar a conocer sus joyas a una audiencia más amplia, Graff llenó un maletín con sus diseños y comenzó una serie de extraordinarios viajes por todo el mundo, visitando Australia, Asia, todo tipo de sultanatos y pequeños emiratos en Oriente Próximo, la India, el Pacífico Sur y el Caribe. El mundo se abrió para él de repente y Graff consiguió la llave de acceso para estos nuevos y lucrativos mercados, atrayendo a una elite de clientes para quienes las joyas eran una muestra de poder, es decir, una moneda de éxito para esa floreciente y emergente riqueza.

Fue durante este periodo de intensos viajes cuando Laurence Graff se dió cuenta de la necesidad de lanzar globalmente a la casa Graff Diamonds. Una vez más, él acertó apostando por un único y original concepto. A finales de los años sesenta, las marcas de joyería mantenían un bajo perfil. Las relaciones públicas y las ambiciosas campañas publicitarias eran raras, estaban todavía en pañales y los anuncios publicitarios eran, en su mayor parte, demasiado clásicos, obvios o mediocres. En 1970, Graff, siguiendo sus instintos de empresario visionario, contrató al famoso peluquero Harold Leighton con la intención de crear un peinado maravilloso en el que exponer sus mejores joyas, al modo en el que la realeza de Versailles lo hacía en el siglo XVIII: de forma brutalmente ostentosa, potente pero también elegante e inspirada. Lo que hoy llamaríamos “estilo María Antonieta”.

El peinado del millón de dólares.

Así es como nació la famosa imagen “Hair & Jewel”, un peinado que soportaba nada menos que 1 millón de dólares de exquisitos diamantes de la casa Graff. No sólo fue una idea bellísima, sino que además rompió con otra tradición del sector: Hasta ese momento, las modelos de joyería siempre habían sido mujeres maduras, ya que las joyas se publicitaban habitualmente con excesiva formalidad, como con miedo a separarse de la normalidad un solo milímetro.

Presentado a una bella y joven modelo y vistiéndola al estilo contemporáneo, Laurence Graff transmitió convincentemente la idea de que los diamantes también eran fuente de inspiración para la juventud. Como se esperaba, las imágenes del tocado del millón de dólares captaron el interés de los periódicos y revistas de todo el mundo, generando un enorme revuelo, el cual dió a conocer a la compañía internacionalmente, elevándola al estado de firma internacional.

The-original-Hair-Jewel-created-by-Laurence-Graff-OBE-in-1970

El “remake” de la imagen de 1970: el peinado de los 500 millones de dólares.

Este otoño, para celebrar los 60 años de Laurence Graff en la industria de la joyería y para seguir demostrando la capacidad de la marca para elaborar las más bellas, valiosas y extraordinarias joyas del mundo, la compañía ha querido recrear el famoso peinado “Hair & Jewel” de 1970. Para ello, el renombrado fotógrafo David Slijper ha trabajado en equipo con el aclamado peluquero y estilista Eamonn Hughes para reconstruir la imagen del original peinado exhibiendo en él un muestrario de los más increíbles diamantes contemporáneos de Graff. Dalia Günther ha sido esta vez la modelo elegida para la versión 2013.

La directora de diseño de Graff, Anne-Eva Geffroy se ha encargado de elegir los mejores emplazamientos para las joyas, buscando el balance perfecto entre la estructura del peinado y el arte de mostrar con la mayor precisión posible la belleza, la innovación en el diseño y la gran calidad de las joyas de Graff.

La actual imagen “Hair & Jewel” concentra una amplia variedad de excepcionales y opulentos diamantes, incluyendo piezas únicas y muy raras: diamantes blancos, amarillos, azules, rosados, azules grisáceos y rosados anaranjados, así como los pendientes Graff Sweetheart. El valor total de las joyas presentes en el arreglo es de 500 millones de dólares.

Graff ha viajado en el tiempo y ha conseguido crear un nuevo y luminoso símbolo de la influencia e importancia de la firma en la industria. Aquí está el resultado:

Graff hair-and-jewel 2013 remake

hair-and-jewel-primer-plano-remakede1970

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *